jueves, 5 de septiembre de 2013

Miedo

Ayer sentí miedo. A veces hago cosas muy intrépidas, me atrevo a escudriñar en historias que a casi nadie le gusta saber. Sin embargo hay un tema en mi vida que aun no logro dominar: la maternidad. Sé que debiera agradecer que mi hijo es un niño hermoso y sano, más ha empezado a manifestar ciertas necesidades que me cuesta muchísimo trabajo satisfacer, entonces me pongo ansiosa, me niego aceptarlo, me paralizo. Ayer el problema brotó, como buen conflicto no resuelto, y lloré, me rendí. Quisiera contar con una chamana, una buena guía que me acompañe y me enseñe cómo ser mamá, porque de verdad, hay días que pienso que lo hago muy mal y no es más que un puto miedo terrible. 

Hoy, reconozco que lo que sigue es calmarse, tomar decisiones y seguir caminando aunque me tiemblen las piernas.

No hay comentarios: